Cómo entrar a una mujer y quedarse dentro

entrar a una mujer

Hay que tener mucha psicología para ello. Si estás en una discoteca deberás saber mirar en primer lugar. Los ojos hablan primero.

Pero tu mirada no debe ser la de un violador en serie porque eso hará que la mujer en la que te has fijado se aleje de ti o te tenga miedo. No mires demasiado. Si vez que te responde con la mirada, hazlo como mucho tres veces. La primera buscas sus ojos. La segunda le clavas la mirada con ternura y para la tercera dejas que pase un rato pero lo haces estando más próximo a ella.

Y es entonces cuando te tienes que arriesgar. Busca un lugar donde puedas preguntarle algo. El sitio ideal es la barra. No la mires pero presta atención a lo que hace. Acércate y cuéntale por ejemplo que el camarero te sirvió dos copas en vez de una. Busca un pretexto para hacerla sonreír. Debes lograr que se ría. Pero tu pretexto no debe ser cursi. Lo debes pensar con antelación. Eso sí, si estás en una discoteca y quieres presentarte a un grupo de personas donde esté aquella mujer, no bebas, por lo menos no bebas en exceso. El alcohol te libera, pero también te puede jugar malas pasadas. Y a muchas chicas no les gustan los tíos que beben en cantidad.

Transmite confianza, eso las relaja. Pregúntale si estudió en tal o cual instituto. Dile que tu cara te suena de otra parte. Y que si sale en la tele o algo parecido. Lograrás sorprenderla de manera espontánea pero sobre todo conseguirás que se ría. Pero qué haces si esa chavala que te ha mirado y a la que tú también has mirado está rodeada de gente, pues no te va a quedar más remedio que presentarte a un grupo de personas. Tal vez hablando con los amigos de ella sea una manera efectiva de ir al meollo del asunto, que es lo que de verdad te interesa. Piensa en todas las posibilidades.

Si quieres entrarle a una mujer en un bar, piensa que también es posible, con mayor razón si la música no es tan estridente o suena menos fuerte que en una discoteca. Hazte el loco, pronuncia su nombre ¡Laura!, exclama. Luego ella se reirá, y tú la miras directo a los ojos. Te la comes con la mirada, luego le dices que lo sientes. Cuando eso si ella sonríe tócale el brazo o la mano y dile lo tonto que has sido. Insiste en que eres igual a ella. Busca una foto en tu cartera pero claro, no la debes encontrar. Que piense que ha sido tu novia pero eso es algo que no deberás develar, luego te presentas, estrechándole la mano y si estás con apetito se la besas con educación. Si no dice nada ya la tienes. Ella entonces se verá en la obligación de decir su nombre. Te tiene que encantar como se llama y entonces podrá seguir adelante, invitándola a beber otra copa, o proponiéndole ir a otro sitio mejor. Si para ello debes presentarte a un grupo de personas hazlo. Una chica linda lo merece.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *